Feeds:
Posts
Comments

Archive for the ‘letters’ Category

This content is password protected. To view it please enter your password below:

Read Full Post »

secuestrados_by_amelo14.jpg

This is simply a translation of Ingrid Betancourt’s letter to her mother. It was published today in El Tiempo newspaper of Bogotá. Why translate it? Because I know many do not speak Spanish and therefore the audience of her intimate and powerful letter can be increased by seeking more English-speaking readers. Others who know other languages may translate it for others, as well as place their translation within their blogs. Perhaps this will bring more attention to our plight as Colombians, and perhaps the prayers of more and more will give her —and all the other secuestrados— the necessary strength to live through her/their ordeal. Betancourt was kidnapped by the infamous FARC in 2002 and only recently was a video released which showed she was still alive. For her biography see: here . The letter itself in Spanish is here.

(Note: I translate it as I am an official translator both in Canada and in Colombia; But MUCH more importantly because I feel deeply for those who remain kidnapped in our dear Colombia. For my constant interest see some very basic tributes here and here. )

“We live dead here.”

“This is a difficult moment for me. They ask for proofs of survival and here I am writing this letter in which I spill my soul unto paper. I am physically in bad shape. I have not kept on eating, my appetite has left me, my hair falls off in great quantities.

I have lost the desire for everything. I think that that is the only thing that is right, I desire nothing because here in the jungle the answer to everything is no”. It is best, then, not to want anything so that one can at least free oneself from one’s desires. I have been asking for an encyclopedic dictionary to read something, to learn something, to keep intellectual curiosity going. I keep on waiting that perhaps out of compassion they will provide me with one, but it is best not to think about that.

From there on anything else is a miracle, even listening to you in the mornings because the radio I have is too old and broken down.

I want to ask you, dear mother, to tell the children that I want them to send three messages per week (…) nothing transcendental, but anything they can and which they can imagine … I need nothing more, but I need to be in contact with them, the rest does not matter anymore. (…)

As I said to you before, life here is not life, it is just a terrible waste of time. I live or merely survive in an hammock hanging from two posts, covered by a mosquito net and with a tent on top which serves as a roof. With this I can say I have a house.

I have a cabinet where I place my equipment, that is to say, my backpack with my clothes and the Bible which is my sole luxury. Everything ready if one has to start to run. Here nothing is one’s own, here nothing lasts. The only constant thing is uncertainty and precariousness. Any moment they can give the order to pack and to sleep in any hole, lying anywhere with any animal (…) my hands sweat and my mind becomes clouded and I end up doing things two times more slowly. Hikes are a torture because my equipment is too heavy and I can’t carry it (…) but everything is stressful, my things are lost or taken away, like the blue-jean that Mela had given me for Christmas, the one with which they caught me. The only thing I have been able to save is my jacket; that has been a blessing, because the nights are freezing cold and I have had nothing else to cover myself with.

Before I used to enjoy each bath in the river. As I am the only woman of the group, I had to bathe practically with all my clothes on; shorts, bra, t-shirt, boots. Before I used to like to swim in the river, today I do not even have the strength for that. I am weak and cold, I look like a cat approaching water. I, who have loved water so much, cannot even recognize myself. (…) But ever since they separated the groups, I have not had the energy for anything. I stretch a bit because stress blocks my neck and it hurts a lot.

With the stretching exercises, the split and others, I manage to alleviate the tension in my neck (…) I try to keep quiet, I speak very little so as to try to avoid problems. The presence of a woman amongst so many prisoners who have been held in captivity for 8 to 10 years is a problem (…) When one is searched they take away the things one loves the most. A letter that arrived from you they took away after the last proof of survival in 2003. The drawings by Natasha and Stanis, the photos of Mela and Loli, the prayer necklace of my father, a governing programme with 190 points; everything they took away. Everyday there is less of me left. Some details Pinchao has told you. Everything is tough.

It is important that you dedicate these lines to those people who are my oxygen and my life. Those who keep my head above the water, which help me not to drown in forgetfulness, in nothingness and in despair. They are you, my children, Astrica and my little ones, Fab, aunt Nancy and Juangui.

Everyday I am in contact with God, Jesus and the Virgin (…) here everything has two faces, happiness comes around and then pain. Happiness here is sad. Love alleviates but opens new injuries … it is to live and die again. For years I could not think about the children and the pain of my father’s death was almost the last straw. I cried thinking about them, I felt I was asphyxiating, that I could not breathe. I said to myself: “Fab is there, he is taking care of everything, you must not think about it nor think.” I almost went crazy with the death of my father. I never knew how it happened, who was there, if he left a message, a letter, a blessing. But that which has calmed this torment is to know that he left us trusting in God and that I will hug him there. Of that I am sure. Feeling your strength has been my strength. I never saw messages until I was united with Lucho, Luis Eladio Pérez, on the 22 of August 2003. We were true friends and were separated in August. But throughout all that time he was my shoulder, my shield and my brother. (…).

I carry with time the memory of the age of each of my children. Each birthday I sing their Happy Birthday. I always ask them to allow me to bake a cake. But for the last three years the reply has always been no. Nonetheless, if they bring a cookie or any rice or bean soup, which is usually what happens, I imagine it to be a cake and I celebrate their birthday in my heart.

To my Melelinga (Melanie); my spring sunshine, my princess from the constellation of the swan, to her whom I adore so much, I want to tell you that I am the proudest mother on earth (…) and if I had to die to day I would leave my life thanking God for my children. I am very happy with her Masters in NY. That is exactly what I would have advised (…) But take note, it is very important that she do her DOCTORATE. In the world today, even to breathe one must have credentials (…) I will not tire of insisting to Loli (Lorenzo) and Mela that they not stop until they have obtained their PhD . I wish Mela would promise me with that. (…).

I have always told you that you are the best, much better than I am, something like the best version of what I would like to be. That is why, with the experience that I have accumulated through life, I ask you my life to prepare yourself in order to reach the top.

To my Lorenzo, my Loli Pop, my angel of light, my king of blue waters, my head musician who sings and enchants me, the owner of my heart, I want to tell him that from the day of his birth up to today he has been a fountain of joy. Everything that comes from him soothes my soul. Everything comforts me, everything gives me peace. (…) I could finally hear his voice a few times this year. I trembled with emotion. It is the voice of my Loli, the voice of my boy, but there is another man now over the voice of my little boy. A deep voice of a real man, like that of my father (…)

Your life awaits you all, try to reach as high as possible, to learn is to grow, not only because of what one learns intellectually, but also because of the human experience, the people surrounding you which provides emotional sustenance to have greater control over oneself each day, and spiritually, to mold a greater character of service towards others, where ego is reduced to its most minimal expression and one grows in humility and moral fortitude. One goes with the other. That is to live, to grow up to serve. (…)

To my dearest Sebastian, my little prince of stellar and ancestral voyages. So much that I want to say to him! First, that I do not want to leave this world before he has the knowledge, the certainty and the confirmation that there are not 2, but 3 children of my soul (…) But for him I will have to un-knot years of silence which weigh upon me much since captivity. I have decided that my favourite colour is the blue of his eyes (…) Just in case I do not leave this place, I write it down so that you can keep it in your soul, m cherished Babon, and so that you might understand, that I understood when your brothers were born, and it is that I have always loved you as the son that you are and that God gave me. The rest are only formalities. .

I know that Fab has suffered because of me (…) Tell Fab that in him I rest, over his shoulders I cry, in him I lean so that can continue smiling out of sadness, his love makes me strong. Because he is there for the necessities of my children, I can cease breathing without life hurting so much (…)

To my Astrica, so many things that I do not know where to begin. Perhaps to tell her that her “little resume” saved me during the first year I was kidnapped, during the year in which I grieved for my father. (…) I need to talk to her about all these moments and to hug her and cry until I run clear out of tears in my body. In everything that I do she is there as a reference. I always think, “We did that with Astrid when we were small” or “Astrid did this better than I did” (…) I have heard her several times on radio. I feel great admiration for her impeccable manner of expression, for the quality of her reflections, for the control over her emotions, for the elegance of her sentiments. I hear her and think: “I want to be like that.” (…) I imagine how they enjoy things with Anastasia and Stanis (Ingrid’s niece and nephew) . How it hurt me that they took away their drawings. The poem by Anastasia read: “through a lucky touch, through a magical touch or a touch by God, in three years or three days you will be again with us.” And the drawing by Stanis was a rescue through helicopters, I sleeping in a confined space (caleta) just like the ones here, and he was my Saviour.

Mom, there are so many people to thank for remembering us, for not abandoning us. For a long time we have been like the leppars who make every dance an ugly event, us captives are not a “politically correct” topic, it is much better to say that one has to be strong with the guerrillas without sacrificing some human lives. Before these ideas, silence. Only time can open consciousness and elevate the spirit. I think about the grandeur of the United States, for example. That greatness is not due to the richness of lands or raw materials, etc., but the result of the spiritual greatness of the leaders who molded their Nation. When Lincoln defended the right to life and liberty of the enslaved blacks of America, he also confronted many Floridas and Praderas…. But Lincoln won and there remained impressed in the collective of that country the priority of human life over any other interest.

In Colombia we still have to think where we come from, who we are and where we want to head. I wish one day we will feel that thirst fro grandeur which allows peoples to surge from nothing to the very sun. When we will be much less conditional towards the defense of the life and the liberty of those who are ours, that is to say, when we are less individualistic and more solidarious, less indifferent and more committed, less intolerant and more compassionate. Then, that day, we will be that great country we all wish we were. That greatness is lying asleep in our hearts. But our hearts have hardened and they weigh so much they do not allow for higher sentiments. But there are a lot of people I wish to thank because they are contributing to awaken the spirit and grandeur of Colombia…

For many years I have thought than as long as I am alive, as long as I keep on breathing, I must always keep hope. I no longer have the same strength, it is much more difficult for me to believe, but I wanted you to feel that what you all have done has made the difference. We have felt human (…) Dear mother, I still would have many other things to tell you. Explain to you that for a long time I have not had news from Clara and her baby (…) Alright, mommy. God help us, guide us, give us patience and embrace us. Forever and ever.”


__________________________________________

The original letter in Spanish reads; (more…)

Read Full Post »

Horses 1

Some time has passed since my father’s untimely death. Since then an epitaph has been chosen to be placed near his resting place deep inside a uniquely beautiful natural area within the Andean mountains of our dear Colombia. Surrounded by the nature he loved, he will surely rest in peace. The epitaph chosen, translated into English reads something like this: ”We will always have you in our hearts.” My mother, who spent most of her life beside him even when separated, approved those words. This alone speaks of their great importance.

Although this is quite a nice and simple epitaph, and in fact shows the importance of remembering the love one carries within for those who depart, I think it has some limitations. Perhaps by looking at its limitations we can become more aware of what an epitaph is for and what are the hidden possibilities within for diverse epitaphs. Maybe then we will be better prepared to engage in the reflective process which is behind the selection of those epitaphs with which we will honor the passing through life of those close to us. Perhaps it will even allow us to set out what epitaph will appear above our very own gravestones someday.

The three limitations to this epitaph are as follows: 1. it speaks more of “us” than the person who has died, namely, our father (it says “we” and “our hearts”, instead of “him” and “his heart”); 2. it is the kind of epitaph that could be placed in many tombs, so that the particularity and uniqueness of my father (and he was quite unique, I tell you!) is quite lost, and finally, 3. it tries to convince us that the aim of an epitaph is to touch our emotions primarily and only secondarily our capacity for reflection and creative imagination which are among the highest faculties we possess as human beings. In contrast, I think an epitaph should: 1. speak primarily about the person him/herself who has died, 2. reveal him or her in a special light using the expressive power of language, and finally, 3. should not primarily focus on the emotions, specially if these have not been articulated in the life of the members of these families, but should point towards reflection and the need we have of such reflection in order to guarantee a certain true and honest legacy of the person who has died. How could one come up with such an epitaph?

First off, by looking at the many famous ones which many others have used to remind us of those who were found to be memorable. One can in turn try to relate some of them to the close loved person who has died. In the case of my father two such realms come to mind. On the one hand, the serious type of epitaphs which are usually used for those who have dedicated their lives to the political or public life. The single most famous example of this type of epitaph can be seen in the words found at Thermopylae, words recently beautifully and powerfully recovered in the movie the 300:

“Go tell the Spartans, stranger passing by
that here, obedient to their law, we lie.”

At the very least these soldiers asked of their kin not to forget the sacrifice they endured in order to try to secure the lawful freedom of those intimately close they left behind. Another such powerful example of an epitaph that in its simplicity touches us like few can, is the one found at the “Tomb of the Unknown Soldier”. It reads: “Here Rests In Honored Glory An American Soldier Known But To God.” Its power lies precisely in that usually we bury those who are known to us, here the words remind us that many die in anonymity. This epitaph stands against the injustice of such anonymous deaths.

A second realm which could apply to my father would be a more ironic and fun-spirited one. Usually it is artists who have the strength to come up with such kinds of epitaphs. Given my father’s unique sense of humor, one could eventually think of an epitaph such as one which Hemingway once proposed and which reads:

“Pardon me for not getting up”

My father would have laughed.

In this respect, by letting ourselves be touched by what others have decided to lay down as their final resting words ——those few limited marks which will attempt to break us free from our mortal demise and now obvious finitude—— we would be more able to decide which words to choose for those we love and even for ourselves upon, better yet, before (!) our departure. (more…)

Read Full Post »

In memoriam; bajo una luz del ethos republicano

January 15, 2007; Psalm 104. Porque al sermón debe acompañarle la oración fúnebre.

Muy querido padre:

Reunidos aquí te recordamos con amor y agradecimiento. Te has ido padre y has dejado en nosotros un vacío muy profundo que hasta ahora empezamos a comprender. Te has ido querido padre, y tu personalidad llena de energía y carácter, será siempre irremplazable. Y con tu partida quiero que lleves contigo estas palabras de agradecimiento y de amor que estoy seguro compartimos todos por ti.

Los recuerdos que llevo de ti en vida se fueron haciendo más claros a medida que crecía y lograba comprender un poco mejor la relación que se da entre padre e hijo. Ahora que nos despedimos de ti, quisiera recordar y compartir algunas pequeñas cosas que recuerdo de ti, y que gracias a ti nunca olvidaré. Te cuento, por ejemplo, que mi amor por los relojes se lo debo a ti. Siempre recuerdo todos los relojes que me regalaste y cada reloj que tengo me recuerda que tú me enseñaste a querer los relojes. Muchos relojes he perdido, otros me los han robado, pero con cada uno que se iba, sentía rápidamente dentro de mi la necesidad de buscar uno nuevo que me hiciera compañía. Al principio, cuando era muy joven, no entendía muy bien por qué me hacían tanta falta los relojes que ya no tenía. Tan es así que una vez, hace muchos años, dejé un reloj en un parque y al llegar a mi apartamento me di cuenta que ya no lo tenía. El parque estaba lejos de mi apartamento y entonces recorrí todas las cuadras mirando lado a lado para ver si lograba encontrar aquel reloj. Sólo hace unos años entendí que todo esto era gracias a que tu me habías enseñado, desde muy pequeño, a amar los relojes. Y ahora con tu partida, este reloj que está cerca de mi siempre me recordará tu paso por la vida.

Recuerdo además con muchísima alegría los postres que nos traías del Pan Fino sobre la 15. Cada vez que veo postres en una delikatessen recuerdo eso. Llegabas a la casa con tu caja llena de diversos sabores y formas. Recordaré con alegría cómo nos endulzabas la vida con esos postres que incluían hasta brazos de reina! De igual manera, si no me hubieses dado la oportunidad de comprender el valor de una cámara fotográfica para capturar los momentos de la vida, hoy en día no estaría tan enamorado de una actividad que comencé muy tarde en mi vida, pero que me recordará constantemente de ti.

Pero sin lugar a duda, el más importante regalo que nos has dado a muchos aquí, es el amor por la naturaleza. Eso si en verdad no tenemos cómo agradecértelo. Tu dedicación constante, y ese trabajo incansable en tu vida a las fincas —— tanto a Samarkanda y su clima inigualable con todos los sabores que nos permitió vivir, como a Picachos con sus misteriosos picos y riquezas de todo tipo—– esa dedicación, nos permitió ingresar a un mundo único y privilegiado. Lo cierto es que sin tu dedicación y entrega a estas fincas nunca habríamos podido vivir en cercanía a las frutas, a los animales, a los árboles, y tantas otras hermosas realidades andinas que nos permitiste conocer desde jóvenes. En mi caso particular, gracias a ti, gracias a tu esfuerzo decidido y lleno de coraje, viví en carne propia algunas de mis más bellas aventuras entre los árboles que plantaste con tus propias manos, entre los potreros que recorriste con tus fuertes piernas, y entre los caballos y vacas y cerdos y conejos y perros que defendiste con toda tu fortaleza.

Pienso en ti y me sonrió pues doy gracias que haya podido comprender mucho mejor tu personalidad con el correr de los años. En verdad es cierto lo que dice Aristóteles, que “los padres quieren a sus hijos desde que nacen, y los hijos a sus padres, en cambio, después de cierto tiempo, cuando han adquirido inteligencia y percepción.” Yo aprendí a quererte mucho con el paso de los años, y agradezco a Dios que tuve la oportunidad de tratar de hacértelo saber.

Y es por esto que debo recordar además dos cosas más que jamás dejarán de impactarme de ti. En primer lugar, el humor que es el elemento de tu personalidad que siempre llevaré como recuerdo dentro en mi. Esa capacidad para ser irónico y burlón, pero al mismo tiempo hacer sonreír al otro. Es que en verdad, Colombia ha perdido a un gran ser humano con una capacidad para el humor inigualable. Me hacías sonrojar con algunas cosas que se te ocurrían, pero ahora añoro esa capacidad innata que aún me hace sonreír. ¡Y es que en verdad, por ejemplo, tu humor frente a los grupos alzados en armas los desarmaba con una sola frase! Esa habilidad es una gran perdida para todos nosotros. Y tú, habiendo podido decidir vivir en cualquier país del mundo, decidiste en cambio entregar tu vida, como un ciudadano ejemplar, a nuestra Colombia para que nuestro futuro pudiera ser mejor.

El segundo elemento inolvidable de tu carácter que llevaré presente siempre, fue tu habilidad como ser público. Eso sin duda lo heredaste de tu padre y su actividad pública muy importante para nuestro país, actividad de la cual estabas absolutamente orgulloso. He intentado desarrollar esa habilidad en mi, así sea un poco en mi vida, pero sin duda tu gran habilidad como orador, como magneto público y tu energía de comandar atención son dignas de admiración y gratísimo recuerdo. Tú eras un ser de vieja época, de un universo con un ordenamiento muy diferente al nuestro de hoy; todo eso me ha tomado tiempo comprenderlo. Pero al entenderlo y valorarlo en tus propios términos, he logrado apreciarte mucho, y ahora en verdad, extrañarte.

Por todo esto, y muchas otras cosas más, te agradecemos, mi muy querido padre. Sin duda, tantos regalos que nos entregaste generosamente, nos permitirán guardar tu memoria con mucho amor.

 

Read Full Post »

This content is password protected. To view it please enter your password below:

Read Full Post »

This content is password protected. To view it please enter your password below:

Read Full Post »

This content is password protected. To view it please enter your password below:

Read Full Post »

Querido Padre:

 

Escribo esta carta porque  quiero que sepas algunas cosas mías. Aunque podría hablar de muchos temas, algunos de pronto  poco agradables, quisiera limitarme a decirte algunas cosas que pienso de ti, y otras de muchas que te agradezco.  

 

Debo decir que me ha llevado mucho a­ños llegar a entenderte mejor. No ha sido fácil en parte porque eres una persona compleja, llena de energía y con un carácter muy particular; y en parte además porque me ha tomado tiempo comprender el complejo recorrido de mi vida  mucho mejor para así poder intentar decir algo de los demás. Sea como sea, lo que sé sin duda es que soy una persona muy especial. Tal vez esta carta te haga saber un poco por qué.

 

Debo comenzar diciéndote que  tal vez a comparación de tus otros hijos yo te conozco  en ciertos aspectos que para los demás están vedados.  Tal vez nuestras agarradas tan fuertes cuando hablábamos duro eran en parte porque en ciertas cosas nos parecemos. Ambos somos seres que tenemos mucha energía –lo que los griegos llamaban thumos (espíritu)— y a veces no la sabemos encaminar lo mejor que podemos.

 

Quisiera hacerte saber algunas cosas que recuerdo de ti  y que tal vez tu ignoras. Te cuento, por ejemplo, que mi amor por los relojes se lo debo a ti. Toda mi vida he tenido relojes y no me interesa tener ningún otro lujo en términos de joyas. Siempre recuerdo todos los relojes que me regalaste y cada reloj que tengo me recuerda que tu me enseñaste a  querer los relojes. Tal vez tu no sepas eso. Pero de eso se trata esta carta, que sepas  algunas cosas que ni te imaginarías.  Las veces que me robaron los relojes en Colombia debo decirte que  para mi era crucial volver  a conseguir un reloj. Estoy seguro que no te imaginarías lo que hace que un padre le enseña a un hijo a querer los relojes. Pero aún más yo he ido mucho más lejos y gracias a mis estudios he intentado comprender filosóficamente la temporalidad que somos como seres humanos. Esa temporalidad que se nos escapa a los dos pues ambos envejecemos y mi cuerpo tal vez lo haga más rápido aun que el tuyo que todavía camina por las fincas.

 

Y esto mismo podría decir de las cámaras. Hoy en día tengo un Canon Digital muy bella y si no es porque tu nos inculcaste que comprar una cámara era importante nunca habría sabido lo crucial que es. Desafortunadamente tengo muy pocas fotos tuyas, pero sin embargo como te revelará esta carta a veces las fotos son poco importantes. Esta carta es una de las fotos que tengo tuyas, refleja el cómo te veo a través de mi lente actual.

 

Recuerdo además con muchísima alegría los postres que nos traías  de Pan Fino de la 15.  Cada vez que veo postres en una delikatessen recuerdo eso. Tal vez no nos hayamos visto  mucho en ciertos momentos, talvez en los momentos en que nos hemos visto, hemos hecho todo menos vernos (tal vez, lo repito, porque en elementos de nuestro carácter somos un poco parecidos). Pero te invito a que cuando veas un Pan Fino recuerdes que yo recuerdo como nos endulzabas la vida con esos postres y brazos de reina (para no hablar de los tamales). Con tu diabetes no podrás disfrutar de esos postres como lo hacías antes, pero tal vez a tu edad sea mejor recordar que un hijo recuerda lo dulce que eran esos obsequios azucarados.  

 

Sin lugar a duda el más importante regalo que me has dado es el amor por la naturaleza. Eso si en verdad no tengo cómo agradecértelo.  Tal vez tu me conozcas muy poco, tal vez yo no sea fácil de conocer (afortunadamente), pero lo cierto es que el haber vivido en las fincas –así fuese simplemente de turista y no de trabajador como tu—  es un regalo incomparable sobre el cual no puedo uno sino decir gracias. Claro  hubo muchos problemas también, y  tal vez nunca entiendas cómo veo yo (con la influencia de profesores como Charles Taylor, Thomas Pangle y Aristóteles) las fincas, pero lo que sí es cierto es que sin tu dedicación y entrega a ellas nunca habría podido vivir la cercanía que siento a las frutas, a los árboles, a los caballos y tantas, pero tantas otras hermosas verdes realidades andinas y latinas que me permitiste conocer desde joven. Hoy en día mi doctorado tiene mucho que ver con la relación que debemos tener los seres modernos con la naturaleza. Vuelvo y te repito, no tengo como agradecerte el que hayas hecho posible con tu vida eso para mi. Tal vez recuerdas cuando me trataste de comprar algunos libros de Emilio Salgari con sus cuentos de piratas y filibusteros. Pues bien gracias a ti viví en carne propia mi propia aventura entre los árboles que plantaste y que defendiste con toda tu fortaleza.

 

Recordaré siempre  cómo hiciste posible que se hiciera el proyecto de FORFA. Yo creo que ustedes no entenderán nunca cual era la idea detrás de todo ese evento. Como le dije a Carlos en el momento en que me despedí,  el haber hecho FORFA fue un verdadero error. Como le indique se enriquecerían mucho más ustedes si leyeran lo que se ha escrito de las posibilidades en la comprensión y el uso de la propiedad privada. No en vano uno de los temas políticas que más me interesa es el papel de la propiedad privada en la sociedad. En ese tema soy radicalmente aristotélico; tal vez tengamos algún día tiempo para discutirlo. Lo cierto es que, no importa quién tenga FORFA, ahora es evidente que es un apartamento muchísimo más bello de lo que era antes. Y sin duda tu fuiste el que en principio lo hizo posible. Espero que con tu años, tu experiencia y tu madurez puedas ver qué podría haber detrás de dicho proyecto y que comprendas lo que no has podido comprender hasta ahora.  

 

Es muy desafortunado que la vida  no nos enseñe muchas cosas más rápido a los hijos y que  no haga más abiertos a los padres y a las madres.

 

Sin embargo debo recordar dos cosas más que jamás dejarán de impactarme de ti. En primer lugar, el humor que es el elemento de tu personalidad que siempre llevaré como recuerdo dentro de mi. Esa capacidad para ser irónico y burlarse de los demás pero al mismo tiempo hacer sonreír al otro. Esa habilidad yo la he desarrollado un poco en mi vida, pero sin duda  tu gran habilidad como orador, como  magneto  publico y tu energía de comandar atención  son dignas de admiración y grato recuerdo.  Sin duda tu sabes que esas habilidades se te han escapado de las manos a ti muchas veces, pero al mismo tiempo son habilidades que hoy en día sea han perdido más y más en nuestra sociedad.  El ex ministro Londoño es por el estilo. Además por momentos no tuviste una audiencia  apropiada. Pero igualmente a veces no supiste ver la audiencia que tenías al frente. Tu eres un ser de vieja época, de un universo  más aristocrático y eso me ha tomado tiempo comprenderlo. Debo decir que eso me pesa un poco. Por ejemplo, créeme que hoy en día te entiendo mucho más y recuerdo entre sonrisas como hacías tanto énfasis en que conocías al hijo de un  ministro de Guatemala —no importa si es Guatemala o no—- en McGill (entre otras importantes personalidades políticas) . Debo confesarte que es admirable que hubieses conocido a gente tan importante. Por múltiples razones  en un principio pensaba que simplemente hablabas de esas memorias por pura soberbia. Pero debo decirte: ¿uno a veces si es un poco cerrado, no? Sin embargo hoy en día tengo una visión mucho más compleja de la vida. Y claro es una visión todavía muy diferente a la tuya, pero que reconoce algo de la tuya. Te agradezco que en un momento dado hayas intentado contactarme con tus amigos importantes. En verdad siento,  por diferentes razones,  no haber estado preparado para esa oportunidad y al mismo tiempo  sé que tal vez yo tenía que vivir ciertos eventos en mi vida para poder comprender mejor  quién soy y cuál es la relación entre la vida política y la vida filosófica. De eso se trata mi doctorado y por ello he leído bastante a Bolívar y a Luis Carlos Galán entre otros.

 

El segundo elemento inolvidable de tu carácter es tu habilidad  como ser público. Eso sin duda lo debiste heredar de tu padre y su actividad pública muy importante para nuestro país. Siempre me preguntaré por qué no ingresaste a la vida pública colombiana. ¿Acaso no sabes tú que eres  en parte el prototipo perfecto del hombre público? Aquel hombre que  es líder de proyectos y que por ser líder, y por ser generador de múltiples ideas, tal vez es, en ciertos momentos, incomprendido; ser que además lleva consigo una cierta soledad así este acompañado de muchas personas. Por ejemplo, siempre me arrepentiré de no haber aprovechado todo tu conocimiento de la historia política colombiana; que me contaras de la época de la violencia, de los cambios estructurales que ha vivido el país en estas décadas. Como hubiera querido que me contaras  tus recuerdos del Bogotazo, tus recuerdos de  Bogotá cachaca, tus recuerdos de lo que fue  la transformación de la Colombia cafetera a una que  diversificó su economía (como tu obviamente lo has tratado de hacer con Samarkanda y Picachos). Que me contaras tus recuerdos de conversaciones con el abuelo sobre política y sus implicaciones para el país. Como hubiese querido aprovechar tu conocimiento del colombiano común, tu contacto con los campesinos, con las autoridades, con los grupos extremistas. Sin duda cuentos imprescindibles para comprender el futuro de nuestro país. Tu escogiste a Colombia habiendo poder vivido en cualquier país del mundo. Esa es la decisión de un ciudadano comprometido. Lástima no haber podido llevar a cabo más discusiones sobre el importantísimo rol de Uribe en la actualidad colombiana. Los últimos años de estudio los he dedicado a una comprensión más cabal de la historia política colombiana y debo decirte que tenia una mina de  oro al frente y por cuestiones de la vida  permaneció, como El Dorado (y como las guacas de Picachos),  oculta.

 

Finalmente debo mencionar la cantidad de libros  que siempre tuviste a tu lado. Que triste legado el que dejamos nosotros dos de nunca haber hablado de un libro. Me estremezco de ver los pocos libros que tienen tus otros hijos e hijas en sus casas y apartamentos. Una vida sin libros es una vida empobrecida, limitada, peligrosamente ingenua e ignorante. Cómo le pesan a uno ciertos eventos en la vida. Pero al mismo tiempo te aseguro que si no hablamos de libros, y no se si quiera  si hablásemos de los mismos libros, lo cierto es que en mi vida los libros se han vuelto  como los hijos que no he tenido.  Siempre recordaré el que la última vez que estuve en Toronto te pedí que me enviaras los libros de arte que había dejado en Colombia y que tu me regalaste. Tu me los enviaste sin dudarlo un segundo. No en vano ya voy a tener unos 200 cuadros. Además todavía tengo conmigo los tomos del Quijote que me regalaste. Y claro yo ya he leído el Quijote dos veces, espero que tu lo recuerdes bien. Sobretodo porque ante su inminente muerte Don Quijote escucha llorar a quienes  lo rodean en su lecho de muerte. Y él —-ya medio cuerdo, todavía medio desquiciado—– les dice que dejen de llorar pues lloran porque ellos no han vivido la vida.  Si supieras lo que he vivido en mi vida, de pronto te desmayarías. Esta carta se trata de agradecerte lo que has hecho con la tuya, pero con cierto nivel de profundidad y complejidad.

 

Pero claro,  debo decir que con los años de lectura que he hecho en mi vida es muy, pero muy seguro, que en ciertos temas no aguantarías ni dos rounds conmigo!

 

Tantas cosas que te agradezco, y yo lo he hecho muchos años. Pero tal vez es muy importante que ahora sepas estas cosas. Yo tengo muy buena memoria hasta en detalles mínimos y por eso serían muchas más las cosas que podría escribir, sin esfuerzo, sin tener que pensar demasiado.  

 

Sólo te mencionaré una. Una de las últimas veces que nos agarramos en vivo y en directo fue en el sótano de la 140. Tal vez tu no te acuerdas ya. Pero yo si recuerdo muchas cosas con muchos detalles. El reloj del carro marcaba las 11:11 de la noche y tu me dijiste que era curioso. Desde esa época siempre que veo un reloj y lee las 11:11, deseo que estés bien y que  tu cuerpo sea fuerte para poder vivir más años.  También pido que  tengas una mayor autoconciencia de quién eres.

 

En verdad te pido que esa alma tuya, tan fogosa y llena de espíritu,  trate de calmarse cuando le hable a los demás y sobretodo  a tus otros hijos y a tus nietos. A mi me ha tomado mucho tiempo entender que tu fogosidad puede ser una virtud muy importante hoy en día.

 

Como te ha dicho mi madre esta carta es para ti  y su contenido es un secreto mutuo que nunca podrá ser develado en sus detalles. Confío en tu palabra.

 

Por último hay un evento del cual sí debo pedirte disculpas desde lo más profundo de mi alma. Cuando me gradué de los Andes no te invité al Grado. Eso fue muy ordinario  y grosero de mi parte. En verdad te aseguro que yo a veces soy un poco ordinario y grosero (¿quién lo creyera, no? Pregúntale a mi madre!). Pero por esa acción tan malagradecida te pido disculpas profundas. En aquel momento era muy joven,  y como todo joven cometía errores a diestra y siniestra. Ahora ya no soy joven, mucho menos desde que enfermé gravemente hace unos años.

 

Te repito,  muchas cosas más se podrían decir y es nuestra tragedia que sólo la distancia nos hizo medio conocernos un poco.   Pero lo cierto es que una muy gran diferencia entre los dos es que yo en corto tiempo puedo escribir esta carta –así sea muy limitada—, y hasta defenderte ante mi propia madre a quien quiero mucho. ¿Serías tu capaz de escribir algo parecido en corto tiempo? Ahí esta tu reto. ¿Serías tu capaz de defenderme a mi también ante los cercanos tuyos? Ahí está tu reto. ¿O será que tus ojos todavía cargan la rabia  que les he visto pueden cargar?  Ahí está tu reto.

 

Además debo aprovechar para decirte, así no lo quieras oír, que yo te perdono por lo que me dijiste la última vez que hablamos; te perdono así no hayas sido capaz de pedir disculpas. Es fácil decir groserías —-y a veces nos toca ya que un hijueputazo  es la mejor palabra en ciertos momentos—- pero  tu eres mucho más inteligente que eso.  Igual te perdono.

 

Te deseo salud y que puedas en tus últimos años de vida hacer un honesto recorrido por tu caminar en este mundo  que gracias a tu presencia hiciste más interesante y más complejo de lo que hubiese sido si  hubieses sido diferente a como eres. Sin que lo comprendas, entiendo mucho mejor  la visión política de Platón gracias a tu presencia. Te recomiendo, entre muchos otros, por lo menos que leas La Apología de Sócrates. Y claro, sigue leyendo la Biblia.

 

Un abrazo de,

tu hijo que te quiere y que a veces no supo quererte; a veces por miedo de niñez, a veces por conveniencia de joven, a veces por ceguera de humano y a veces por diferencias  demasiado profundas de filósofo e hijo maduro.   

 

Un abrazo de,

tu hijo que  tuvo el coraje de nunca quedarse callado como los demás.

 

Un abrazo de,

tu hijo cuyas piernas de deportista están lentamente dejando de funcionar.

 

 

Andrés

Read Full Post »

Santafé de Bogotá,

Diciembre 4 de 2002,

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA
DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA

Padre Vicente Durán
Decano
Facultad de Filosofía

REF:  CONTINUACIÓN LABORAL CON LA UNIVERSIDAD JAVERIANA
SEMESTRE I 2003

Estimado Padre Durán:
Por medio de la presente quisiera hacerle saber padre que he tomado la difícil decisión de no continuar el próximo semestre como profesor de planta en la Universidad Javeriana. ¿Qué decirle, padre, acerca de esta decisión? Muy acertadamente —pero tal vez por razones poco comprensivas de situaciones concretas—- se me ha resaltado la importancia de intentar ser más conciso y pulido en mis escritos. Trataré de serlo.
Sin duda interesa recalcar sobretodo el agradecimiento que le tengo a la Universidad Javeriana por darme la oportunidad, así fuese breve, de sentir el placer —-en medio de las dificultades físicas—- de enseñar temáticas que son de absoluta importancia para mí. Esta oportunidad ha transformado mi vida radicalmente. Eso se lo debo a ustedes y no hay cómo agradecerlo. Espero que con mi futura mejoría general pueda regresar a la actividad de la enseñanza. Pero sin duda la actividad de lectura filosófica puede “sin dificultad” continuar.
¿Por qué no continuar en la Javeriana? Las múltiples razones se las he dado a conocer personalmente tanto a Alfonso como a Fernando. A ambos les agradezco —y se los he hecho saber de una u otra manera—- muchas cosas, pero sobretodo el que ante una situación difícil por lo menos hayan hecho lo posible para que no se hiciera más difícil aún (como podría haber ocurrido). No quisiera imaginar cómo hubiese sido todo si no me hubiese ido más  o menos bien en las encuestas, y en las labores que cumplí. Pero en tanto que dichas razones las articulé claramente, incluso muchos meses atrás, no interesa pues  volver a recalcarlas, a re-sentirlas.
Tal vez sólo me permitiría recordar dos cosas. La una tiene que ver con palabras del propio rector de la Universidad, Padre Gerardo Remolina. En un artículo titulado ”Reflexiones sobre la formación integral“, indica él uno de los aspectos más importantes para ser profesor. Allí escribe:

“Es aquí donde se encuentra la semilla de la vocación del docente que se convierte en maestro; es decir, en alguien que sabe comunicar sus conocimientos con y por amor, con el corazón. Maestro es quien sabe llegar al corazón de su discípulo y contribuye así a  convertir en universal su saber.”

Entiendo sobretodo estas palabras en el sentido del eros socrático y/o en el sentido de ágape de Taylor; no en un sentido romántico simplista e ingenuo. La razón más importante para dejar la Javeriana, no es mi grave enfermedad per se  (pues sería bastante extraño que entre mejor me encontrara físicamente, pudiese “hacer” menos); radica, por el contrario, en que no estoy seguro de que estas palabras se tomen a veces con la seriedad que requieren por parte de algunos docentes. Pero entonces preguntaría usted, ¿hombre, Andrés, por qué no ayudar a cambiar esta situación? Lo hice como profesor de inglés, tal vez lo hice en cierta medida este año. Pero sin duda esta pregunta la haría una persona bastante sana. La respuesta es que, aunque pude volver a caminar luego de no poder hacerlo por mucho tiempo (¿alguien se imagina lo que es esto para un deportista consumado?¿Resulta incluso molesta la pregunta?), aunque pude bloquear muy intensos dolores continuos durante meses que permeaban mi corporeidad noche tras noche, aunque pude eliminar casi todas las grandes cantidades de drogas que tuve que tomar,  aunque tuve que vivir con las consecuencias de decisiones de alta complejidad y cuestionable racionalidad, aunque pude sobrevivir el suicidio de mi muy querido doctor Fernando, aunque pude comenzar el doctorado y obtener muy buenos resultados, aunque pude ganar la convocatoria y dar hasta la última gota de esfuerzo y aprender de la oportunidad al mismo tiempo, aunque pude casarme y hacerlo de manera hermosa; aunque todo esto es verdad, pues la verdad es que fuerzas pocas tengo. Y  esa  si que no era la idea.
En segundo lugar me permitiría recordar algunas palabras de Aristóteles. Sin duda hasta ahora comienzo mi esfuerzo por comprender más y más su ética; en gran medida gracias a las preguntas generadas por el profesor Thomas Pangle. Pero, aún así, me interesa recuperarlas. Hacia el final de la Ética Nicomáquea, en el libro X, se indica:

“además, la educación particular es superior a la pública, como en el caso del tratamiento médico: en general, al que tiene fiebre le conviene el reposo y la dieta, pero quizá alguien no le convenga, y el maestro de boxeo, sin duda, no propone el mismo modo de lucha a todos sus discípulos. Parece pues, que una mayor exactitud en el detalle se alcanza si cada persona es atenida privadamente, pues de esta manera cada uno encuentra mejor lo que le conviene” (Ética  Nicomáquea,  Libro X, 1180b7-14)”

Sin duda el caso de una persona que está en medio de una recuperación para nada asegurada, de una enfermedad crónica grave, implica cierto tipo de “educación particular” que va más allá de cuestiones estratégicas (ascensores, etc.). (Y sin embargo, pocos saben —–tal vez sólo mi esposa—– cuáles fueron las implicaciones de no haber dictado mi primera clase este semestre en un salón por confusiones estratégicas.) Desafortunadamente en el momento en que se requería de mayor comprensión por parte de algunos colegas, primó más el interés de justificar la decisión tomada en términos de recibir otro profesor de planta en el Departamento. No hubo falta de exposición verbal de la compleja situación vital por la que yo vivía (vivo), y sí en cambio cierta negligencia en términos de sabiduría práctica y paciencia. Por ejemplo, si algún elemento que puede disparar la artritis, es un cierto tipo de tensiones añadidas, llamémoslas “extracurriculares”,  a las que todos tenemos que vivir en el día a día. Tal vez ustedes se pueden dar el lujo de investigar si dichos elementos son subjetivos u objetivos; un enfermo no. Uno no se puede dar muchos lujos. Sin duda tal vez las palabras de Aristóteles representen la  encrucijada de la Universidad moderna; pero no puede jamás ser la encrucijada de la filosofía, y menos aún,  a nivel de doctorados.

Dado el preocupante futuro que percibo tendría en Colombia ––sobretodo en términos de seguridad médica—- he decidido viajar a Canadá que es como mi segunda patria. Espero poder continuar mi doctorado, pero ya estoy absolutamente consciente que para poder hacerlo primero debo  o recuperarme en punto cercano al 90-100% (o como Mockus pide, al 110%); o encontrar un espacio en el que pueda realizar ciertas actividades, siendo optimistas, al 70%. Pero si no pude en la Javeriana —-que hasta cierto punto en realidad trató de proveerme un espacio, y repito, por eso estoy inmensamente agradecido— pues no hay razón para ser demasiado optimistas en  ese  aspecto. Pero dejar de leer e investigar, nunca.

¡Creo haberme extendido una vez más en demasía! ¡Tal vez aprenda a ser más concreto con el correr de los años; confiando en que sean muchos más!

Padre, le deseo salud, la mejor de las suertes y felicidad; y, en verdad, le pido que en sus rezos me tenga presente. Recordaré su pregunta acerca de la relación entre el lenguaje y la verdad, e intentaré la búsqueda de posibles respuestas. Además, le entrego a Alfonso y a Fernando una copia de esta carta de despedida.

____________________________
Profesor Andrés Melo Cousineau

Read Full Post »